Título del proyecto
PROGRAMA DE INTEGRACIÓN SOCIOEDUCATIVA A TRAVÉS DEL JUDO PARA JÓVENES DEL BARRIO DE RUZAFA, VALENCIA.
Equipo
RAMÓN GÓMEZ-FERRER, JORGE MORAL ELOLA, VICENTE ROCHELA MARTÍN, JOSÉ MANUEL RODRÍGUEZ VICTORIANO, SARA ROCHELA FUSTER
Localización
ESCUELA DE JUDO “JUDOKAN VALENCIA”
Web

ANTECEDENTES
Ruzafa es un barrio popular ubicado en el centro de Valencia con una población que ronda los 25.000 habitantes (el 20 % de los cuales son de origen inmigrante). La escuela de judo Judokan está ubicada en el barrio desde los años 70 y ha dado servicio deportivo al barrio desde entonces. Las características del barrio, la disponibilidad de la instalación, las peculiaridades del judo como deporte educativo y la ayuda económica del Ministerio de Trabajo e Inmigración a través de FUNDAR (Fundación de la Solidaridad y el Voluntariado de la Comunidad Valenciana), nos impulsaron a iniciar este programa en el curso escolar 2008-2009 con carácter experimental de tres años. Para validar la experiencia se ha llevado a cabo un análisis conveniado con el departamento de Sociología y Antropología Social de la Universitat de Valencia.
OBJETIVOS
El programa, pionero en España pero con importantes referentes internacionales, tiene como objetivo utilizar la práctica del judo como herramienta para la socialización en el deporte y a través del deporte, el desarrollo de los hábitos deportivos y la educación en valores; así como analizar y determinar la incidencia que pueda tener la práctica regular del judo en los procesos de socialización educativa y convivencia intercultural.
Este objetivo principal se completa con los siguientes objetivos específicos:
a. Diseñar un espacio de socialización, complementario a la escuela e integrado en el barrio, capaz de potenciar los procesos de socialización en el deporte y a través del deporte. bIniciar a los escolares que participan en el programa, preadolescentes y adolescentes, en una actividad reglada, como es el judo, en un ambiente adecuado para la práctica deportiva, como es el club, permitiéndoles el acceso a la dimensión asociativa y al deporte.
b. Posibilitar la expansión lúdico-deportiva de los sujetos a los que va destinada la acción.
c. Promover hábitos saludables de actividad física e higiene.
d. Fomentar la motivación por el judo, utilizando su particular sistema pedagógico como herramienta capaz de educar en el respeto a las normas, a los compañeros y a uno mismo a través de los juegos de lucha.
e. Promover un espacio donde los sujetos puedan “crecer positivamente” en su dimensión personal (potenciando o recuperando la importancia de su propia personalidad) y en su dimensión grupal.
f. Fomentar el aprendizaje de la convivencia con el ‘otro’ y el autocontrol de los procesos de agresividad.
g. Desarrollar el valor de la igualdad desde el reconocimiento y respeto a la diversidad de géneros, culturas, diferencias psicosociales.
h. Subrayar el concepto de esfuerzo y progreso personal y grupal. Aplicar el sistema de recompensas del judo (cinturones) en este sentido.
i. Analizar y evaluar el desarrollo de la acción.
j. Analizar otras experiencias internacionales en este campo.
k. Sistematizar un modelo didáctico generalizable a otros espacios de la sociedad valenciana y española.
DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO
El programa se encuentra en estos momentos a punto de finalizar la fase experimental (2008-2011). La actividad central durante estos tres cursos escolares ha consistido en la iniciación a la práctica del judo a alumnos del barrio de Ruzafa (procedentes de ola Escuela de Artesanos y el colegio Balmes), divididos en dos grupos denominados “preadolescentes” (un grupo de alumnos de 5º de primaria y otro de 6º de primaria) y un grupo denominado de “adolescentes” (alumnos de 1º y 2º de E.S.O.). La selección de los alumnos se llevó a cabo atendiendo a criterios de representatividad de la población escolar de esas edades en función del género y el lugar de procedencia y tuvo en cuenta también aspectos como la falta de competencias sociales y/o de rendimiento académico. La mayoría de los alumnos pertenecen a familias con recursos económicos escasos, con alta precariedad laboral y desestructuración familiar. La participación en el programa una vez seleccionado el alumno tuvo carácter voluntario y gratuito, incluyendo el total de los gastos derivados del material para la práctica deportiva y las clases de judo durante todo el curso académico con una frecuencia de dos veces a la semana.
La formación de los grupos respetó la homogeneidad en función de la edad de los participantes y la heterogeneidad en función de las variables de género y lugar de procedencia (autóctonos/inmigrantes). Más de 100 alumnos han participado hasta la fecha en la experiencia.
La incidencia del programa se ha constatado a partir de un análisis sociológico diseñado con técnicas de investigación caualitativa bajo la supervisión técnica del departamento de Sociología y Antropología Social de la Universitat de València. El conocimiento de la dimensón subjetiva de los participantes y sus discursos sobre la experiencia del aprendizaje del judo está permitiendo modular y repensar los propios contenidos de la actividad.
CONCLUSIONES
Como conclusión preliminar podemos indicar que el programa está consiguiendo consolidar un espacio para la socialización deportiva a través del judo, integrando a jóvenes del barrio de Ruzafa en las dinámicas de convivencia cultural a través del contacto físico y la lucha, en un entorno de aceptación de las normas, respeto, diversión, afecto, aprendizaje y cohesión grupal. El programa ha colaborado en el fortalecimiento de la autoestima de los participantes y en la formación de grupos atravesados por sentimientos empáticos y de aprendizaje con “el otro”.
Estos elementos nos llevan a ser optimistas a la hora de poder elaborar y presentar un plan de actuación extrapolable a otros ámbitos territoriales y que recupera la auténtica dimensión social y educativa del judo, tal y como fue diseñado originariamente.