Título del proyecto
COMPARTIENDO EL KORFBALL
Equipo
VOLUNTARIOS Y VOLUNTARIAS DE ASOCIACIÓN JUVENIL GANTALCALÁ
Localización
ALCALÁ DE GUADAÍRA, SEVILLA
Web
ANTECEDENTES
El proyecto “Compartiendo el Korfball” surge de la idea de un grupo de jóvenes voluntarios/as de la Asociación Juvenil Gantalcalá, quienes, tras participar en un seminario sobre el uso del deporte como forma de inclusión, y motivados por las necesidades sociales existentes en el Barrio San Miguel-El Castillo, de Alcalá de Guadaíra, deciden compartir sus conocimientos sobre “Korfball” (deporte mixto que favorece la igualdad de género) con los y las niños/as y jóvenes de dicha zona, para promover una alternativa de ocio y tiempo libre, y contribuir a su inclusión social.
OBJETIVOS
Compartir nuestros conocimientos sobre un elemento innovador, como es el “Korfball”, con los y las niños/as y jóvenes del barrio San Miguel-El Castillo, de Alcalá de Guadaíra. Fomentar en niños/as y jóvenes del barrio San Miguel-El Castillo, alternativas de ocio y tiempo libre saludables, como la práctica de un deporte, para evitar prácticas como: consumo de alcohol y/o drogas, peleas, robos.
Conseguir una mayor inclusión social y cultural de los y las niños/as y jóvenes del barrio San Miguel-El Castillo, en su mayoría de etnia gitana.
Transmitir a niños/as y jóvenes del barrio San Miguel-El Castillo, los valores que promueve la práctica del Korfball, como: trabajo en equipo, igualdad de género y la no violencia. Mejorar la motivación y las expectativas de futuro de niños/as y jóvenes del barrio San Miguel-El Castillo, quienes presentan un elevado índice de absentismo y fracaso escolar, o están en situación de desempleo, enseñándoles a jugar al Korfball y demostrándoles que pueden ser buenos/as y eficientes en lo que se propongan.
DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO
Las actividades llevadas a cabo fueron las siguientes: Gestión de todo lo referente a los materiales y el lugar de realización de la actividad; Campaña de información y captación dirigida a los y las niños/as y jóvenes para que participen en las sesiones de Korfball; Campaña de información dirigida a los y las adultos (padres, madres, y familiares de los y las niños/as y jóvenes a quienes se dirige el proyecto).
Primera toma de contacto en la que se realizaron juegos y dinámicas para conocer a los y las niños/as y jóvenes y que ellos/ellas conocieran a los y las voluntarios/as; dinámicas para el refuerzo del trabajo en grupo; e introducción al Korfball de forma práctica, mediante el ejemplo, e incluyéndoles en el juego desde el primer momento.
Segunda toma de contacto e integración de nuevos/as participantes.
Sesiones semanales en las que los y las voluntarios/as compartieron sus conocimientos prácticos sobre dicho deporte con los y las niños/as y jóvenes; Preparación de la exhibición final junto a los y las niños/as y jóvenes, quienes propondrían sus sugerencias, opiniones, y colaboraron en la difusión del evento entre sus conocidos/as.
Celebración de la exhibición final de Korfball a la que se invitó a todos los y las habitantes de la localidad; Difusión de los resultados del proyecto entre las autoridades locales y la población, para que esta buena práctica pudiese seguir siendo utilizada como actividad de deporte e inclusión en el mismo u otros ámbitos.
CONCLUSIONES
La utilización del deporte en esta iniciativa ha sido muy importante como herramienta para la formación y la educación de niños y jóvenes, además de contribuir a la salud y el bienestar de los participantes.
El haber realizado la iniciativa en ese barrio en concreto, con tantas necesidades y aspectos negativos, nos ha hecho más conscientes de la realidad que viven muchos niños y jóvenes como nosotros, y, a pesar de las dificultades que hayamos podido encontrar, ahora estamos más motivados para realizar proyectos y cosas que ayuden a evitar estas desigualdades sociales. Los beneficiarios han aprendido nuevas habilidades y pueden sentirse mejor consigo mismos.
Además, al realizar un deporte que es en equipo y es mixto, han mejorado la forma de relacionarse en el aspecto social, a cooperar, y también a ver de forma más igual a las niñas o mujeres de su comunidad, que por lo general, y debido a una estructura patriarcal, se ven relevadas a un papel inferior.
Creemos que en la comunidad local, y en concreto en el barrio en el que hemos desarrollado este proyecto, el impacto ha sido bastante alto, porque nos hemos preocupado de preguntar a las personas si se habían enterado de la actividad, y todo el mundo lo sabía, lo que pasa es que luego a la hora de participar, la tasa no era tan alta.
Finalmente, aunque sabemos que con nuestro proyecto no podremos solucionar todos los problemas existentes en el barrio San Miguel-El Castillo, estamos convencidos/as de que es un buen paso para que al menos los y las niños/as y jóvenes, que son el futuro de dicho barrio, estén más motivados/as y comprendan que las cosas se pueden llegar a cambiar y mejorar.